Un percance innecesario

Un percance innecesario.docx3897296728?profile=RESIZE_710x

Un percance innecesario

Por: Carlos Martínez Márquez

‘’Godzilla, un gigante mitológico, que cobra vida en cuerpo de un mozalbete’’. El autor

Los pueblos tienen un poder inmenso e incuantificable, [que aun dormidos] sus ronquidos   despliegan un torrente de ira magnificada por la ilusión, la pasión y el estoicismo que les augure un mejor pronóstico que subyace en el imperio de la integridad, la decencia y el respeto a la vida digna de todos sus integrantes.

República Dominicana se encuentra en el preludio, a lo que llamo primavera caribeña, aunque guardo distancia con lo ocurrido en Medio Oriente, con la denominada Primavera Árabe en el 2011 que acontecieron olas de protestas y rebeliones armadas, cuyo propósito, éxito relativo y resultado siguen siendo controvertidos y por tener como objetivo sacar provecho al mapa de poderes de dicho litoral; en el caso nuestro la agenda la ocupa el sentimiento patriótico y el respeto por la institucionalidad.

La juventud ha dado una demostración apoteósica en la que se pensaba que estaban al margen de los asuntos socio político, que solo estaban estructurados para vivir en un mundo abstracto y paredes oxigenadas de dembows y reguetones o simplemente estaban confinados en un ‘’ghetto’’ de indiferencias sociales sin importarles los demás. Pues no! Hasta hace poco sentía pesimismo en lo que sería un futuro improbable para esta generación. La juventud (el godzilla) menguada y obliterada por el letargo sistemático por la excesiva paciencia social que caracteriza al Dominicano, ahora se encuentra en el epicentro protagónico y empoderamiento, en procura de tomar el toro por los cuernos.

Los gobiernos no pueden darse el lujo de cometer errores tan elementales como las de ocultarle a sus súbditos situaciones que laceran a la democracia y que la misma es la única de importancia capital que dirime conflictos de todo tipo. Somos un país con una identidad inigualable, noble, pacifico, bueno y que una de las razones que nos distingue ante los ojos del mundo es que somos felices, aun en los aciagos momentos y tiempos oscuros. La concertación es el mejor instrumento democrático para dirimir nuestras diferencias. La actividad política, el proselitismo, el béisbol es tan solo eso ‘’una fiesta nacional’’, perdemos y ganamos todos.

Es preciso tocar fondo para un nuevo resurgir que nos traiga aire limpio y purificado a nuestro espíritu, se hace necesario, para entrar en una etapa de reflexión en donde la tregua nos daría la oportunidad para mejorar las cosas, para que la confianza sea fortalecida en favor de la mayoría que luchan por vivir en un clima de paz. La única bandera que debemos llevar todos, es la de la unidad, la que nos representa desde lo alto en cualquier lugar del planeta, no la de la discordia, que a la postre oprime y golpea el sentir de la igualdad de nuestra gente. El país, necesita eso… [Una muestra sincera de concordia, respeto a las libertades de expresarnos de manera sensata, decir las cosas que no están correctas, que los excesos cometidos por quienes dirigen el Estado genera mofa y escozor a la población].

El pueblo tiene el poder en sus manos, la juventud ha salido a las calles, empoderada, ondeando la bandera de la justicia y la decencia. ‘’La vida humana es el resultado de una síntesis dialéctica entre la virtud y la fortuna. Es dialéctica porque piensa que el hombre virtuoso puede influir, en mayor o menor medida, en su propia fortuna; debe vivir en permanente tensión y vigilancia, y nunca resignarse a su ‘’suerte’’ (Nicolás Maquiavelo). Esta reflexión me lleva a pensar que no hay medios que justifiquen el fin y propósitos que hagan cambiar el rumbo de los acontecimientos: La primavera del caribe está bien colorida, fresca y enardecida.

El autor es escritor y articulista.

Derechos reservados@ 2020

 

 

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de globatium para agregar comentarios!

Join globatium